La Escritura dice: “Todo aquel que en él cree, no será defraudado”, porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que lo invocan; ya que todo aquel que invoque el nombre del Señor, será salvo. (Romanos 10:11-13)